cheeseboard

La primavera es la estación ideal para degustar una tabla de quesos frescos de colores pálidos presentada en un mantel blanco resplandeciente. A medida que llega el calor, ofrece a tus comensales diferentes porciones de un surtido de quesos, como roquefort, queso de cabra, brie o camembert. Acompáñalos con pan integral y galletitas saladas, además de verduras de temporada. Pon una nota florida para que la tabla de quesos sea tan radiante como la primavera.