Grand visuel: 

La Compagnie Générale Transatlantique botó el trasatlántico Île-de-France en 1927. El viaje inaugural, entre Le Havre y Nueva York, se inició el 22 de junio con una tripulación formada por 761 miembros. El buque, construido con acero, medía 231 metros de eslora: fue por un tiempo el trasatlántico más grande del mundo.
 
Además de su innovadora decoración art déco, los 1200 pasajeros también disfrutaron de todas las comodidades necesarias para una larga travesía.
 
En el buque imperaba la alta gastronomía francesa. De hecho, fue el primero en transportar quesos Brie y Camembert a los Estados Unidos.
 
Hoy en día, ILE DE FRANCE® ofrece quesos franceses de gran calidad para que los deliciosos sabores de Francia lleguen a todas las latitudes.
 
El Toque Francés se expande durante las travesías trasatlánticas
 
En Francia, la cocina es un estilo de vida y una parte integrante de su identidad.
Las travesías trasatlánticas han contribuido considerablemente a expandir la sofisticación francesa. Entre todas ellas, destaca la historia del Ile-de-France, que descubrió a sus pasajeros la variedad y los sabores de los productos franceses.
Durante el periodo de entreguerras, la próspera economía de los Estados Unidos y Francia granjeó a ambos países unos años esplendidos. Los americanos más adinerados deseaban cruzar el Atlántico a toda costa, y el Ile-de-France era the place to be. Pero no solo ellos estaban interesados en estas travesías, los demás americanos también querían descubrir Europa.
De hecho, fueron los norteamericanos, entusiasmados con los productos franceses, los primeros en exportar productos emblemáticos como el vino, los licores y, por supuesto, el queso (¡99 toneladas solo en 1938!)
Además de deslumbrar y hacer llegar la cocina francesa a todos los rincones del mundo, las travesías trasatlánticas también expandieron la sofisticación que acompaña a este estilo de vida: los buenos modales, como abrir la puerta a las damas en los restaurantes o apartar levemente la silla cuando se sientan. También propagaron el arte de la buena conversación durante las veladas mundanas. O detalles como la disposición de las mesas y la forma de vestirse.
Como vemos, las travesías trasatlánticas contribuyeron a divulgar la gastronomía y el estilo de vida franceses.

Otros French Touch Passports de 30 años