Dale un giro a la tabla de quesos en invierno combinando varios sabores.

Corta en lonchas los quesos, como roquefort, camembert y brie, para ofrecer un poco de variedad.

Tuesta el pan para que el queso esté más suave y se derrita un poco.

Los frutos secos darán un toque crujiente. Para terminar con una nota dulce, saborea unas rodajas de piña.